FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Perdiz moruna (Alectoris barbara)

El primer ejemplar de esta especie lo vi en verano del año 2000 (isla de Fuerteventura). El segundo, en la misma isla, en el año 2008 y ya conseguí sacarle una foto lejana. Pero hasta marzo del 2022 - siendo la tercera ocasión y yendo la vencida - no he logrado una imagen presentable. Fue en la última hora de pajareo del último día de viaje por Marruecos, no lejos de Marrakesh. La Perdiz moruna es un ave afro-mediterránea introducida desde antiguo (antes del siglo XIX) como pieza cinegética en el archipiélago canario. Su área de distribución actual abarca desde El Hierro y la Palma hasta la esquinita N.O. de Egipto. Habita una buena diversidad de terrenos áridos pero necesita cierta cobertura de matorral y tolera los árboles no demasiado juntos. Alcanza los 3.300 m.s.n.m. en el Atlas, pero generalmente se la encuentra bastante más abajo. Se alimenta de hojas, brotes, semillas y bayas de plantas y hierbas complementadas con insectos; sobre todo hormigas pero también algunos ortópteros. Aunque ha declinado en varios sitios y se ha extinguido en algunos, se la sigue considerando no amenazada. En mi experiencia, es una ave siempre escasa y puñetera de encontrar; nunca he estado donde resulte abundante. Por el momento, ésta es la última foto de mi selección para FotoRed “Marruecos 2022”. En años venideros, si alguna vez me veo en la necesidad de recurrir al archivo, probablemente podré mostrar alguna otra que no ofenda.
Cámara Nikon D500 con objetivo Sigma 150-600 mms (sport) f: 5.0 - 6.3, apoyado en ventanilla de automóvil. Velocidad; 1/400 de segundo, f: 7.1 e iso 800.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Quien la sigue la consigue. Es bien bonita y además fotografiada con gran detalle. He visto la ibérica a campo abierto y me arrepiento profundamente de haberla molestado, porque iba rodeada de perdigones, y vete a saber si después de mi aparición, no ocasioné alguna separación irreparable de alguna cría.
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 meses Tranquilo, Miguel Ángel; si no las persigues y consigues que los perdigones se dispersen (necesitarías tres o cuatro personas persiguiéndolos en distintas direcciones), no existe ningún riesgo de que se pierda uno. Y aun así, una vez pasado el peligro, esas aves se llaman entre sí y se vuelven a reunir. La especie es víctima de muchos depredadores y tiene práctica en eso de sobrevivir. Gracias por el comentario.
  • la foto es magnífica y la belleza de esa perdiz me sorprende . Enhorabuena
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 meses Era luz de atardecer, el bicho supo posar... y yo supe sacarle los hierbajos que le cruzaban la cabeza... Encantado de que te guste.