FotoRed comparte, aprende y disfruta de la fotografía

Carpintero de Carolina (Melanerpes carolinus)

Entre Norte, Centro y Sudamérica existen 23 carpinteros del género Melanerpes, algunos de ellos muy similares al que os muestro. El Carpintero de Carolina mide unos 24 cm de punta de pico a punta de cola. En la foto os saluda una hembra. El macho tiene todo el capirote rojo, desde la nuca hasta la base del pico. A nadie extrañará que habite bosques diversos, como hacen tantos parientes. Su área de distribución abarca la mitad oriental de Norteamérica pero no llega al N.O. de México. En Canadá solo se cita alrededor de los lagos Eire y Ontario. Su dieta es oportunista, así que come casi de todo; artrópodos, fruto secos de cáscara dura, semillas, futas, bayas e incluso savia y néctar. Tampoco le hace ascos a cualquier pequeño vertebrado que pueda atrapar, por ejemplo, lagartijas. Para beber puede recurrir a la nieve y al goteo del hielo en fusión. Aunque padece nuestros desmanes (tala de bosques, pesticidas, gatos…) goza de buen estatus de conservación, siendo el carpintero más abundante en algunas zonas. Se ha adaptado a los ecosistemas alterados por el ser humano (jardines, parques…) y aprovecha los comederos que tanto abundan en EE.UU. y que, sobretodo en invierno, son un factor importante de supervivencia para muchas aves. La foto está tomada desde un observatorio de la Wildwood Preserve Metropark, cerca de Toledo (Ohio).
Cámara Nikon D500 con objetivo Sigma 150-600 mm (sport) f: 5.0 - 6.3, con trípode. Velocidad; 1/160 de segundo, f: 6.3 e iso 800.

Salvador Solé Soriano

En fotored desde 22/10/2011

Ficha personal
  • Guau, que librea, que colorido. Un bellezón de fotografía y como siempre en su medio natural. Enhorabuena.
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 meses Gracias, Lucas. Los viajes son una fiesta de oportunidades a aprovechar y le pongo empeño.
  • Un primer plano fantástico. Es realmente bella y se aprecian ojos, plumaje y colorido a la perfección. Plas, plas, plas!!! . Enhorabuena!
    • Salvador Solé Soriano :hace 2 meses ¡Je! Sí, el bicho luce, la luz era buena y el entorno colaboraba. Gracias por comentar, Miguel Ángel.